sábado, 23 de julio de 2011

Historia de la Shisha

  Origen, etimología y evolución  

Los orígenes de la shisha se remontan al siglo III a.c., provienente de las provincias occidentales del norte de la India, a lo largo de la frontera con Pakistán en Rajasthan y Gujarat, fue diseñada originalmente para fumar opio y hachís (origen que ha creado una mala imagen de la shisha en la sociedad moderna). Los modelos antiguos de la shisha eran muy básicos y simples. Por lo general, la base se fabricaba a partir de una cáscara de coco.

El término shisha, proviene del antiguo vocablo indú "hukkah", que significa coco. Evidentemente, la terminología de este artilugio, ha evolucionado a lo largo de la historia. En Estados Unidos, se conoce al objeto como "hookah", mientras que al tabaco lo llaman "shisha", en Europa y Asia se le conoce como "shisha" a excepcion de España, Portugal, Francia, Inglaterra, paises del este de europa y del sudeste asiático, donde o bien tienen un nombre tradicional (como cachimba o pipa de agua), conserva la nomenclatura tradicional de otro país árabe, como en Rusia, donde a la shisha se le llama "ghalyun" procedente del iraní o se adaptó a la fonética de cada país, como ocurre en Francia (chicha) o Japón (mizu tabako), mientras que al tabaco se le llama "moassel".

Por último, también descartar que tradicionalmente a la shisha también se llama "pipa de agua".


  Turquía e Imperio Persa. Siglos XIX y XX  

Cuando la shisha se abrió paso hacia occidente a través de Turquía y del Imperio Persa, ésta se popularizó entre la clase alta y los intelectuales, por lo que sufrió un cambio de diseño y se dejó de usar para fumar drogas, sino que empezó a usarse para consumir "tombeik" (un tabaco tradicional que aun se sigue usando en los paises árabes) el cual se mezclaba con miel y se metia en una cazoleta fabricada con barro y finalmente se ponía el carbón encendido directamente encima del tabaco.

La popularidad de la shisha descendió notablemente cuando a mediados del siglo XIX, se podía conseguir facilemente cigarrillos, quedando la shisha como un onjeto de entretenimiento usado principalmente por mujeres. A medidos del siglo XX, se pasó de fabricar shishas con madera a usarse latón y cristal y también se empezaron a decorar con complejos diseños y mosaicos. En Turquía, esto hizo atraer la atención de muchos dueños de bares y restaurantes que decidieron afrecer a sus clientes (en su mayoría extranjeros) la oportunidad de probar una shishas. 

La rápida popularidad que alcanzó la shisha en los bares y restaurantes de Turquía, la expansión por todo el territorio norteafricano durante el siglo XX y la continua llegada a esos paises de extranjeros procedentes de Europa y Norteamérica, hizo que la shisha se popularizase lentamente en Europa y Estados Unidos, donde poco después, en paises como Alemania, Inglaterra o Estados Unidos, se crearon los "Shisha Lounge Bar" lugares reservados unicamente a fumar shisha.


  La shisha en el siglo XXI  

Ya en la década de los 90 y durante el siglo XXI, la shisha alcanzó una popularidad hasta el punto en el que se crearon asociaciones, como la NAHA (North America Hookah Alliance) o la HOASS (Hookah Assembly) en Estados Unidos, canales en YouTube, como el de TrueHookahKing, dedicados única y exclusivamente a realizar reviews de tabacos, páginas en internet como foros o tiendas dedicadas unicamente a la shisha e incluso en algunos paises crearon su propio Día Nacional de la Shisha (en Dinamarca, National Vandpibedag el 7 de agosto y en Estados Unidos, National Hookah Day el 6 de junio).


  La shisha en España  

La historia de la shisha en España, comienza con la conquista musulmana en el año 711 d.c, donde se quedó muy arraigada culturalmente en Andalucía, Murcia y sur de la Comunidad de Valencia, hasta el año 1492, con la llegada de los Reyes Católicos, la reconquista de la Península Ibérica y el intento por parte de éstos de hacer desaparecer cualquier vestigio de la cultura musulmana en toda la Península.

Muchísimos años más tarde, mientras en el resto de Europa y en Estados Unidos, la shisha ganaba popularidad, en España, debido al aislamiento del resto del mundo durante la dictadura, la shisha no ganó la misma popularidad que en el resto de paises hasta muchos años más tarde (a excepción de Ceuta y Melilla, debido su proximidad con el territorio Marroquí).

Ya en la década de los 60 y 70, con el boom turístico que tuvo España, los movimientos y pensamientos juveniles procedentes de Alemania, Francia e Inglaterra, la shisha hizo llamar la atención a una pequeña parte de la población pero no demasiado. No fue hasta mediados de los 80 y en adelante, con la "movida madrileña", donde la shisha, llamada coloquialmente cachimba (prodecente del portugués cacimba y ésta del bantú, cazimba) tuvo un poco de popularidad, pero debido a la mentalidad española, ésta se usaba para fumar mariahuana y otras sustancias fumables. Debido a esto, actualmente la shisha en España, "goza" de una mala reputación, ya que se ve como un objeto para fumar drogas y en la actualidad aun está mal vista.

Hacia la década de los 90, varios hosteleros, sobre todo de Andalucia y Madrid, se atrevieron a abrir locales dedicados a ofrecer shishas entre sus clientes, lugares llamados coloquilmente, teterias, en donde la shisha ganó cierta popularidad.

Ya en el siglo XXI, no fue hacia la segunda mitad de la primera década, cuando varias tiendas on-line dedicadas a la venta de objetos de la cultura árabe (tés, decoración...) se atrevieron a dedicar su negocio principalmente a la venta de shishas y accesorios. Gracias a internet, el aumento del número de marcas de tabaco para shisha, la calidad de estas y la amplia gama de sabores en los estancos está haciendo que la popularidad de la shisha aumente y que poco a poco se vaya limpiando la mala imagen que tiene la shisha en nuestro país.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...